jueves, 21 de octubre de 2010

ENTRE LA VIGILIA Y EL SUEÑO

Existe un lugar entre la vigilia y el sueño en el que te invitan a cenar.
En tu mesa, junto a ti, se sientan los seres queridos que ya no están.
La otra noche me llegó una invitación para asistir allí, no pude rechazarla.
Era un lugar extraño, en una calle sin nombre rodeado de niebla, una puerta metálica, negra, no había letreros ni neones anunciando su posición y... no me preguntéis por el personaje que me recibió porque no recuerdo nada acerca de él.
Me senté en una mesa redonda y cuando quise darme cuenta allí estaban dos de mis amigos fallecidos.
¡Qué alegría verles de nuevo! Les abracé, comenzamos a charlar, yo estaba tan feliz que las preguntas obvias que se le deberían hacer a un muerto no pasaron por mi mente en ningún momento.
No recuerdo lo que cenamos, ni tan siquiera se si lo hicimos, yo escuchaba cacharreo lejano, el mismo que se percibe en cualquier restaurante de mucho trasiego, pero... yo estaba tan feliz...
Después de un buen rato conversando me levanté para ir al baño y... encontré a personas a las que les había perdido la pista hacía muchos años.
Lo primero que pregunté, dadas las circunstancias, fue " ¿ estás vivo ? "
La sorpresa vino al constatar que la única que estaba viva allí era yo.
Imaginaos el pánico que me entró, si todos estaban muertos y la única que no lo estaba era yo ¿ qué coño hacía allí ?



PI PI PI PI PI PI PI PI



Salvada por el despertador.

3 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

estabas a punto de despertar entre buenos momentos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo post, siempre un placer volver a tu espacio.

Pasa un buen fin de semana.

Saludos y un abrazo.

VolVoreta dijo...

A veces nuestros deseos más profundos se cumplen... en nuestras peores pesadillas.

Te dejo un beso.